Salida en barco en Puerto Pollensa

Cuando llega la ola de calor, una de las mejores cosas que puedes hacer es…

¡ALQUILAR UN BARCO POR UN DÍA!

Salidas en barco en Puerto Pollensa

 

Cuando llega el calor y las playas se aborrotan, solo hay un lugar donde disfrutar del aire libre y de la compañia de familia y amigos, y ese sitio no puede ser otro que el mar.

 

Por qué alquilar un barco?

 

A veces me encuentro sentada en una playa remota de Mallorca - ¡si, todavía existen!-  mirando furiosamente a las otras dos o tres personas que han hecho la misma excursión, que han sufrido las mismas horas y horas al sol, caminando por la montaña, para llegar a nuestra cala escondida.

Y luego llega un barco a nuestro pequeño paraíso y quiero que se largen!. 

No quiero compartir mi playa con nadie.

Pero esa sensación no pasa cuando sales en barco.

No sientes ninguna antipatía, sólo puro buen rollo.

 

Dónde alquilar un barco en Puerto Pollensa

 

Lo descubrí hace un par de días cuando alquilamos un barco, del stand de Multimar en Puerto Pollensa, entre un grupo de amigos, .

Eramos 5 en total, y para 5 nuestra barquita sobraba. Caben siete, pero sentados, y tomar el sol en la cubierta sería pegajoso, como sardinas empaquetadas. Pero cinco era perfecto, con sitio para todos, cada uno tomando turnos para conducir.

Alquilamos el barco más pequeño y el más barato, una Selva 470 de goma con carlinga sombreada que puedes conducir sin licencia.

No parece mucho, pero realmente era todo lo que necesitábamos. Divertido y fácil de conducir, rápido, seguro y perfectamente adecuado para sacarnos de la ola de calor del Puerto de Pollensa, al mar, donde la brisa marina refresca y todo tiene un matiz diferente y una perspectiva mejor.

Porque cuando llegas a la misma calita en tu propio barco, cortas el motor y dejas caer el ancla, el mundo es perfecto. No te importa quién está sentado en la playa y no te importan los otros barcos. Hay espacio para todos!

 

Alquiler de barcos en Port de Pollensa - ¿ Qué hacer ?

 

Recogimos el barco alrededor de las 10 de la mañana, el pavimento derritiendo mis sandalias y una sensación de respirar vapor.

Llenamos un pequeño formulario y pagamos un depósito de 400 euros que fue devuelto al final de la tarde, cuando les devolvimos el barco de vuelta, sin golpes!

Hay la opción de pagar el tanque lleno por adelantado o recogerlo lleno y reabastecerlo de combustible en el camino de regreso.

Elegí la primera opción, para ganar más tiempo en lugar de ahorrar dinero. De cualquier manera, estamos hablando de unos 40/50 euros en gasolina para todo el día!

El chico que dirige la tienda Multimar nos llevó al embarcadero y nos ayudó a bordo. Instrucciones de conducción eran simples, impartida en segundos y zampamos!.

 

Rutas en Barco desde la Bahía de Pollensa 

 

La Bahía de Pollensa es grande y flanqueada por el faro y la fortaleza por un lado y Mal Pas por el otro. De hecho, en el lado norte de la bahía está el faro de Puerto Pollensa, pero la costa continúa hasta el Faro del Cabo de Formentor, el punto más norte de Mallorca, el final de la isla.

Es una gran ruta para un día en barco, salpicada con pequeñas calas, perfectas para pararse por el camino, y la magnífica Playa de Formentor, con sus mansiones y embarcaderos privados reflejados en el mar, propiedades de lujo, construidas sobre terreno que nunca se permitiría hoy en día, con escalones grabados en la roca que conducen a algunas de las propiedades más exclusivas de la isla, posadas sobre el mar .

Nos detuvimos brevemente debajo de la Fortaleza, terrazas de piedra y jardines colgantes de buganvillas que conducen a la propiedad de arriba. El mar es cristalino y sorprendentemente frío para un día tan caluroso. Todos tomamos turnos saltando del barco. 

Más allá del faro hay una pequeña cala, popularmente conocida como el lugar donde los moros llegaron a tierra para atacar Pollensa, la noche del 30 de mayo de 1550, ahora celebrada y recreada con deleite, canones y copiosas cantidades de alcohol, en la Patrona, cada año en el casco antiguo de Pollensa el 2 de agosto.

 

Cuevas, buceo y natación

 

Hoy la calita está tranquila, con un excursionista con su mochila y un pequeño barco que balancea a lo lejos. Un perfecto lugar para practicar buceo, lleno de peces, el agua cristalina y profunda.

Más profundo todavía es la costa desigual que sigue hasta llegar a Formentor, donde las montañas simplemente continúan bajo el agua, abajo, abajo. Nadar aquí en mar abierto puede asustar, si miras hacia abajo, no hay fondo, no hay nada ... apenas el mar profundo.

Y a lo largo de esta misma costa hay pequeñas aberturas y cuevas que te quitarán el aliento; enormes bóvedas llenas de luz filtrada, el aire negro como hollín mientras el mar es fluorescente, y con el peculiar juego de luz, tu piel se vé plateada.

Esta costa es mágica y difícil de describir, pero definitivamente vale la pena explorarla.

 

Almuerzo y bebidas en cubierta

 

Salir todo el dia en barco permite tiempo suficiente para explorar la costa, anclarse en las pequeñas calas, parar para almorzar en Cala Murta o incluso dar la vuelta al Cabo.

Hay tiempo para hacer una siesta en cubierta, aunque nuestra ancle no se aguntaba bien en la arena y más de una vez nos encontramos a la deriva, por lo que vale la pena tener a alguien que se queda despierto y a bordo en todo momento.

Y hay tiempo para disfrutar de una copa y volver al puerto para las 18 h de la tarde, cuando todos los puestos de alquiler cierran y se van a casa.

Una palabra sobre anclaje si me permites:

 

El campo protegido de Posidonia en Mallorca

 

El impresionante mar azul de Mallorca es gracias a una alga que crece bajo el agua, llamada POSIDONIA.

Las anclas de los barcos y la contaminación estan siendo terriblemente buenos en diezmar los campos de Posidonia que pueblan enormes franjas de costa y se está convirtiendo en un problema serio.

Así que en el espíritu del conservacionismo y con el fin de preservar este bello lugar, les pido que tengan mucho cuidado con dónde dejan caer el ancla, traten de hacerlo sólo en arena y roca, y si no tienen absolutamente ninguna otra opción, háganlo sabiendo que cuanto más Posidonia arrancamos del mar, más fea y sucia se convertirá.